martes, 3 de abril de 2007

EL CONCEPTO DE ESTADO

Definición del concepto de Estado

El politólogo argentino Guillermo O’Donnell (n. 1933) define al Estado de la siguiente manera:
“Entiendo por Estado el componente específicamente político de la dominación en una sociedad territorialmente delimitada. Por dominación (o poder) entiendo la capacidad, actual y potencial, de imponer regularmente la voluntad sobre otros, incluso pero no necesariamente contra su resistencia. Lo político en sentido propio o específico lo entiendo, entonces, como una parte analítica del fenómeno más general de la dominación, aquella que se halla respaldada por la marcada supremacía en el control de los medios de coerción física en un territorio excluyentemente delimitado.” (O’Donnell, G., “Apuntes para una teoría del Estado”, en Oszlak, Oscar (comp..), Teoría de una burocracia estatal, Buenos Aires, Piados, 1984)
En la definición de O’Donnell podemos observar algunas de las características centrales que persiguen los estados. El primero y fundamental es la posibilidad de observar “obediencia” de parte de los individuos e instituciones que se encuentran dentro de un territorio delimitado. La dominación puede obtenerse a través del uso de la fuerza física, pero fundamentalmente se consigue a través del control ideológico o “convencimiento” en la legalidad y legitimidad del sistema. Sólo cuando este último recurso da muestras de agotamiento, puede recurrirse a la coacción física.
Por su parte, el politólogo argentino Oscar Oszlak, politólogo argentino, concibe al Estado de la siguiente manera:
“[…] una relación social, como la instancia política que articula un sistema de dominación social. Su manifestación material es un conjunto interdependiente de instituciones que conforman el aparato en el que se condensa el poder y los recursos de la dominación política.” (Oszlak, O., Formación histórica del Estado en América Latina: elementos teóricos – metodológicos para su estudio, Buenos Aires, Cuadernos de CEDES)
Esta definición de Oszlak, también hace hincapié en la característica de la dominación política y social, que se realiza a través de un entramado institucional dentro de un territorio geográficamente delimitado. Para llevar adelante esta tarea, el autor distingue algunos atributos especiales que poseen los estados, denominados “atributos de estatidad”. Esto significa que los estados en sus procesos de construcción van adquiriendo estos atributos, que serán utilizados para llevar adelante sus objetivos y finalidades. Tales atributos, en la visión del autor, son:
1- Reconocimiento de la soberanía estatal por parte de los otros estados (externalizar su poder).
2- Capacidad cierta de ejercer el monopolio de los medios legítimos de coerción.
3- Desarrollo de un sistema de administración burocrática profesional y autónoma, de la sociedad civil, especializado en las tareas de extracción de recursos y asignación eficiente de los mismos, compuestos por funcionarios aptos e idóneos.

Capacidad y decisión de generar en los habitantes un sentimiento de “pertenencia” y de crear los lazos de solidaridad para responder sólo a ese Estado.
Conformación del Estado
El Estado está conformado por una serie de componentes constitutivos. Éstos conforman la médula del aparato del Estado. Podemos afirmar que todo estado cuenta con una serie de elementos que lo instituyen como tal. Estos son: Soberanía, territorio, población, un aparato administrativo de naturaleza burocrática y un gobierno.
1. Soberanía- Una implicancia básica de la soberanía estatal es que el Estado posee un control exclusivo sobre su territorio y sobre la población que la habita. Además, este poder que ejerce no puede ser cuestionado, y si es necesario, deberá probar que puede sostener esta prerrogativa frente a otros actores del sistema, ya sean éstos del propio territorio o externos (otros Estados, corporaciones económicas, etc.).
2. Territorio- El Estado controla una determinada porción de tierra, espacio aéreo, ríos interiores y espacio marítimo, así como las riquezas que se hallan en el subsuelo (petróleo, minerales, etc.). Esta porción territorial está estricta y fehacientemente delimitada y reconocida a su vez por los demás estados. Sobre esta porción territorial, el Estado posee una autoridad indiscutida, o sea, es soberano.
3. Población- El conjunto de personas que residen en el territorio estrictamente delimitado en un momento particular.
4. Aparato administrativo de naturaleza burocrática- Desarrollo de instituciones destinadas a controlar y gestionar los distintos ámbitos de la vida de la población. Este control y gestión va desde las tareas irrenunciables de todo Estado (defensa exterior e interior, cobro de impuestos, documentación e identificación de la población, etc.), como así también aquellas tareas y obligaciones que fue adquiriendo con el paso del tiempo y hasta la sucesión de luchas políticas y sociales (atención de la seguridad social, educación, salud, política ambiental, etc.). Este aparato burocrático, creciente y especializado, se ocupa de la administración de la vida cotidiana de la población. Es en este sentido, el brazo ejecutor de la política. Para aquellas decisiones extraordinarias que requieren decisión de un rumbo determinado y/o de transformaciones de la realidad, los estados se han visto en la necesidad de garantizar una instancia de mando y deliberación.
5. Gobierno- El gobierno, entonces, se constituye en esta instancia para la toma de decisiones trascendentales y es quien determina el rumbo específico. Como afirma el constitucionalista argentino, Germán Bidart Campos (1927–2004), “el gobierno representa al Estado y actúa en su nombre”, o sea que “son los hombres titulares del poder del Estado quienes conforman el gobierno” (Bidart Campos, G., Lecciones elementales de política, Buenos Aires, EDIAR, 1987, “Elementos del Estado”).

1 comentario:

Ignacio Silveyra De avila dijo...

Gracias... de verdad, sos un/a genio/a.(y)